Ayudando a escoger el camino profesional

Toma de decisiones: un aprendizaje de reflexión conjunta para un futuro profesional y académico

Los estudiantes de final de ESO y Bachillerato deben tomar decisiones para emprender un camino desconocido y lleno de incertidumbres. A menudo, esta toma de decisiones no es una tarea fácil, primero porque el adolescente no está acostumbrado y, segundo, porque son decisiones muy importantes que deben tomarse obligatoriamente durante la adolescencia.

Es importante que el adolescente sea consciente de que ninguna decisión que tome ahora es definitiva. Sin embargo, elegir el itinerario académico que debe estudiar es para él una elección crítica que se produce en una etapa de transición personal llena de cambios. En este sentido, es imprescindible estar a su lado y proporcionarle recursos que le ayuden por una parte, a conocerse mejor, y por otra parte, a elegir una opción que se adapte a sus intereses, capacidades y personalidad.

Es por este motivo que ANNE Fundación dispone de un equipo de profesionales dedicados exclusivamente a la orientación académica y profesional. Este equipo se encargará de orientar y asesorar al estudiante y la familia durante el proceso de toma de decisiones.

Este proceso integra tres etapas.

La primera, hace referencia a la exploración del estudiante, la segunda, a la orientación académica y profesional y, la tercera, al asesoramiento psicopedagógico.

1. Exploración del estudiante

Aunque el adolescente tenga claro qué quiere estudiar, hay que verificar si realmente esta es la mejor opción. Por este motivo, este primer contacto del profesional con el estudiante es básico para reflexionar sobre las opciones que dispone para elegir un itinerario académico determinado.

El procedimiento de la exploración comienza con una primera reunión, con el estudiante y la familia, para contextualizar el motivo de la consulta.

Seguidamente, se lleva a cabo un proceso de evaluación psicopedagógica del estudiante. Este proceso hace referencia a un estudio exhaustivo del estudiante mediante la aplicación de cuestionarios científicamente validados.

 

2. Orientación académica y profesional

El objetivo de esta etapa conocer las diversas opciones que se ofrecen actualmente.

Con los resultados de la exploración, se orienta al estudiante hacia un enfoque vinculado a los intereses académicos y profesionales que él mismo ha determinado como característicos, teniendo en cuenta la interpretación que hace de la realidad que le rodea de forma más directa.

De esta manera, el estudiante es capaz de explorar las opciones académicas y profesionales que hará posible la toma de decisiones.

Con esta investigación, junto con un proceso de reflexión personal, se inicia la orientación académica y profesional, que consta de 3 fases, en el que el estudiante aprende a pensar-escoger- decidir.

Para llevar a cabo este proceso trifásico, el profesional de ANNE Fundación acompaña al estudiante siguiendo un procedimiento que incluye los siguientes objetivos:

– Dar herramientas para la toma de decisiones.
– Reflexionar sobre las razones que nos llevan a decidir.
– Establecer finalidades para las diferentes opciones elegidas.
– Evaluar las ventajas y los inconvenientes de las distintas opciones.
– Considerar la viabilidad de las opciones.
– Enseñar a hacer un buen uso de los recursos aportados.

 

3. Asesoramiento psicopedagógico

Después de haber hecho la exploración académica y profesional, el estudiante debe enfrentarse a la decisión que ha tomado. Estamos hablando de un momento absolutamente crítico, ya que pueden aparecer dudas, o preguntas sobre el por qué ha decidido una opción y no otra. Es precisamente un momento en el que se ha de sentir acompañado, escuchado y comprendido, porque todavía se puede producir algún cambio en su decisión.

Es un momento lleno de incertidumbres y de inseguridades en el que el estudiante se siente plenamente responsable de su elección.

Por estos motivos, el asesoramiento psicopedagógico se enfocará desde el ámbito más interno de la persona. Esto quiere decir que a través de reuniones entre el estudiante y el profesional se establecerán las pautas adecuadas de intervención para dar certeza a la elección tomada o al cambio de decisión, y seguridad en el que se está decidiendo.